ivegreece
Το τάγμα του "Ενσαρκωμένου Λόγου" στην Ελλάδα

¿Por qué conocer Grecia?


 

Erechtheion - Acropolis of Athens

Erecteón, Acrópolis de Atenas.

 

En estos últimos días, después de viajar a Grecia, sobre todo cuando regresaba en el barco, pude constatar que nosotros no sabemos mucho de la cultura griega. Así que después de pensarlo, de rezarlo y hacer la consulta al Consejo General se ha decidido fundar en Atenas. Dios mediante tendremos casa en Atenas: alquilada, prestada… cómo Dios diga.

Podrán ir allá los alumnos de la Licenciatura de Biblia para estudiar griego y hebreo. Posiblemente podrán ir seminaristas, no a estudiar griego sino a conocer Grecia y también, durante las vacaciones, todos los que puedan, los que quieran, incluso los sacerdotes.

El mundo griego está muy relacionado con el nuestro, es la base de nuestra cultura.

 

1. Geografía

Como saben Grecia es archipiélago, tiene más de 9.500 islas, playas muy hermosas y unos 15.000 km. de costa. Su límite terrestre son unos 1.000 km., al Norte, donde confina con  Albania, Macedonia, Bulgaria y Turquía.

 

2. Historia 

Los distintos períodos son:

a. Prehistoria

En el III milenio a.C. encontramos la cultura de Creta o minoica y la Heládica. Comienzan las invasiones de tribus del norte: los aqueos, los jonios y los eolios.

b. Grecia Antigua

Entre el 1500-1200 a.C. el continente absorbe la civilización cretense. En el 1200 a.C. empieza la guerra de Troya, descrita por Homero en la Ilíada.

Después del 1200 a.C. las costas de Asia Menor se convierten en parte política y cultural de Grecia. Se crean confederaciones: la Eólica,  la Jónica y la Dórica.

En el período entre el 750-550 a.C. se fundan colonias, entre ellas, Massilia (Marsella), Sicilia y la parte meridional de la península Itálica (Magna Graecia).

 c. Período helénico

Los jefes de las tribus invasoras se proclaman monarcas. Entre el 800 y el 650 a.C. las monarquías son sustituidas por oligarquías. Cerca del año 650 a.C. surgen las tiranías. Se destacan Periandro de Corinto, Gelón de Siracusa y Polícrates de Samos.

Comienza la filosofía griega con Tales de Mileto, Anaximandro y Anaxímenes. Hay unidad cultural, lingüística y religiosa.

En el 621 a.C. el político Dracón codifica la ley ateniense. En 594 a.C. el político y legislador ateniense Solón reforma el código draconiano.

(…)

 

3. Influencia

En la lengua española, aproximadamente, el 20% de las palabras son de origen griego. Además todos nosotros como católicos estamos empleando constantemente vocabulario griego: hipóstasis, eucaristía, latría, martirio, etc.

Los libros del NT, salvo Mateo, fueron escritos en griego koiné, que se hablaba mayoritariamente –más que el latín–, desde el 300 a.C. hasta el 500 d.C. Era la lengua más hablada en el Mediterráneo, por eso Nuestro Señor, Dios, elige revelarse en lengua griega, que además es una lengua riquísima en matices y conceptos, perfectamente bien adaptada para la synkatabasis –palabra griega–.

Y si consideramos los aportes de los griegos, podemos recordar que:

– La primera obra sobre el tema de literatura es la poética de Aristóteles. Además encontramos a dramaturgos como: Esquilo, Sófocles, Eurípides, Aritófanes, Menandro.

Otro grande es Homero. Otros autores: Hesíodo, Solón, Alceo, Safo, Anacreonte, Alkman, Píndaro.

– En arte y arquitectura encontramos grandes arquitectos como Calícrates; pintores como Apeles; escultores como Alkámenes, Fidias, Lisipo, Scopas (o Escopas), Mirón, Praxiteles.

Además, obras de arte con una representación naturalista de la figura humana, como vemos en la Venus de Milo (actualmente en el Louvre), en la Victoria de Samotracia (actualmente en el Louvre), el Sátiro dormido (actualmente en el Palazzo Barberini), el Laocoonte (actualmente en los Museos Vaticanos).

También esa gran maravilla del mundo: el Partenón.

– En historia: Heródoto, Tucídedes, Jenofonte.

– En oratoria, oradores como Demóstenes, con una retórica perfecta. Luego hemos tenido grandes oradores romanos, perfeccionadores de la retórica griega, pero poco tuvieron que hacer.

– En ciencia, grandes médicos, como Hipócrates. Hoy en día los médicos están obligados a hacer el juramento hipocrático.

– En geografía: Pausanias.

– En matemáticas: Pitágoras.

– Los griegos también influyeron en las ciencias, en la Moral, en la Política.

Por eso tenemos que buscar conocer mejor todo esto, así como la importancia de la Mitología, de los Juegos Olímpicos, y sobre todo de los filósofos griegos, con los cuales nosotros estamos muy relacionados, sobre todo con Sócrates, Platón y Aristóteles. Los Santos Padres también estuvieron muy relacionados con Plotino.

Además todo este vasto conocimiento incluso tuvo un desarrollo en lo que ahora es Italia: la Magna Grecia. Muchos de los grandes filósofos fueron de allí, como Parménides.

Si hablamos de las lenguas: Cirilo y Metodio eran griegos. El Evangelio en la lengua eslava, en alfabeto cirílico, es prácticamente obra de ellos. Nuestro alfabeto, el abecedario tiene su origen en los griegos.

Todo esto sin tratar la importancia que tuvo Grecia para la difusión del cristianismo en el mundo, al darnos una lengua -que era la lengua franca del momento- se pudo predicar en todo el imperio el Evangelio. Del mismo modo como las vías romanas sirvieron para que pudiesen trasladarse los misioneros.

De hecho recorriendo Grecia, fue por dónde por primera vez el cristianismo entró en Europa. San Pablo llegó a Neápolis (actual Kavala), luego fue a Filipos, Tesalónica, Berea, Anfípolis, etc., Atenas y de ahí a Corinto, donde estuvo un año y medio. Después regresó a Jerusalén.

En Grecia, en Patras, tercera ciudad griega murió mártir San Andrés, que es reconocido como patrono de toda la Iglesia Oriental.

También en Grecia, en la isla de Patmos recibió San Juan Evangelista la revelación del Apocalipsis.

Aquí es justo recordar a ese gran conocedor de los griegos, que introdujo nada más y nada menos que al mismo Aristóteles en la Edad Media: Santo Tomás de Aquino.

Acerca del legado griego escribía un especialista (Stanley Burstein, “El legado de Alejandro III el Magno”): “Los griegos y la cultura griega disfrutaron de un prestigio sin precedentes en toda esta vasta región. El arte y la literatura florecieron, y los sabios griegos hicieron descubrimientos y formularon teorías que permanecieron en el núcleo de la ciencia occidental e islámica hasta la revolución científica del siglo XVIII. Pocas épocas han dejado un legado tan rico”.

“Los estudiantes venían de todo el mundo griego a Atenas, tanto a las viejas escuelas filosóficas fundadas por Platón y Aristóteles, como a las nuevas escuelas”.

(…)

 

Los romanos no eran extraños a la cultura griega. La influencia griega en Roma data de los más tempranos días de la historia de la ciudad. Ya se había convertido en parte integral de la cultura romana cuando Roma intervino en los asuntos del Oriente helenístico. Para la época en que desaparecieron los últimos reinos macedónicos en Egipto y Asia a finales del siglo I a.C., adquirir una cultura griega era una tradición en la aristocracia romana. El poeta romano Horacio reconoció el hecho cuando escribió: “Grecia cautiva, cautivó a su fiero conquistador, y trajo las artes al rústico Lacio”.

Como sus predecesores macedonios los romanos hicieron del apoyo a los griegos y la promoción de la cultura griega la clave de su dominio en Egipto y en las otras provincias orientales de su imperio. Al mismo tiempo los romanos fomentaron la expansión de su propia cultura, muy influenciada por la griega, en el norte de África y en sus provincias europeas.

El resultado fue un renacimiento de la cultura griega en los primeros siglos de la era cristiana. La ciencia y la filosofía florecieron. Las obras de Galeno y Claudio Tolomeo siguieron siendo fundamentales en la medicina y en las matemáticas durante más de un milenio. El filósofo romano Plotino creó el último gran sistema filosófico de la antigüedad, un misticismo filosófico basado libremente en Platón que influyó tanto al cristianismo como al islam. El mecenazgo romano aumentó el valor de la educación y la cultura griegas, mientras que simultáneamente socavaba las antiguas culturas de Egipto y Oriente Próximo. El proceso conllevó a menudo tensiones y conflictos. Algunos pueblos, como los judíos, resistieron la asimilación violentamente, mientras que otros encontraron en la nueva iglesia cristiana oportunidades para satisfacer sus aspiraciones culturales.

No obstante, al final de la edad antigua la vida intelectual de Egipto y Oriente Próximo estaba dominada por una forma cosmopolita de cultura griega. Esta cultura se basaba en el canon de la literatura griega que definieron los críticos de la Alejandría helenísticas y de otras ciudades de los reinos macedónicos de Egipto y Asia. De este modo, el legado de Alejandro sobrevivió para influir en las civilizaciones medievales lideradas tanto por el Imperio bizantino como por el islam, y a través de ellas, en las culturas del occidente europeo y América”.

* * *

         Para concluir, reconozcamos nuestras raíces, profundicemos en ellas, porque ellas nos van a dar fuerza, sabiduría y coraje para ser capaces de proyectar a Jesucristo.

Pedimos esta gracia por intercesión de tres apóstoles grandes que estuvieron en Grecia: San Pablo, San Andrés y San Juan y a la Santísima Virgen María, Madre de todos ellos.

 

P. Carlos Buela IVE, Homilía del 1º de octubre de 2007

publicada bajo el título “El mundo griego”.

Ver texto completo.